Si has sido padre o madre recientemente y te has jurado soberanamente no parecerte a tus padres a la hora de educar a tus hijos, no te gusta como tu vecina se pega toda la tarde gritando a sus hijos para que hagan cualquier cosa, o te ruborizas cuando escuchas a tu mejor amigo amenazar a su hijo para que no os moleste en el restaurante…

La disciplina positiva te va a gustar.

Si te vas a la cama llorando porque has gritado a tu hija cuando se ha levantado por quinta vez y te odias por ello, si  no recuerdas cuando fue la última vez que en casa hubo buen rollo (estando los niños dentro, claro), o si no quieres pegar a tu hijo pero no tienes ni idea de qué hacer para no hacerlo…

La disciplina positiva es lo tuyo.

Porque la  disciplina positiva no es una moda, ni una corriente educativa alternativa . Son las conclusiones llevadas a la práctica  de dos psicólogos, Alfred Adler y Rudolf Dreikurs que ahondaron en el estudio del comportamiento humano y llegaron a la conclusión  de que los niños se portan mejor cuando se les trata bien. Muy al contrario de lo que siempre hemos pensado, que sin mano dura los niños no salen derechos. Pero yo vengo a contarte que nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que desconocemos cómo hacerlo. Como lo desconocía yo.Hasta que descubrí la disciplina positiva y comencé a aplicarla.

Esta manera de educar permite combinar la amabilidad con la firmeza, da poder al niño permitiéndole que tome ciertas decisiones,  haciéndole sentir útil y con capacidad para hacerlo, delega en el niño sus  responsabilidades para que vaya aprendiendo a asumir  las  consecuencias de sus actos  y sobretodo consigue que el niño integre   las habilidades y competencias que queremos transmitirles y no que las haga sin pensar por temor a las represalias si no lo hace.

Si sabes qué debes hacer para no enfadarte con tu hijo, qué alternativas tienes al castigo o cómo conseguir mayor colaboración por parte de tus hijos, te sentirás mejor y menos culpable que si haces lo que te  sale de forma  automática pero tanto te disgusta.

Así que si quieres conocer cómo resolver todo esto que te preocupa , conoce la Disciplina Positiva.

Desde Familias Positivas te acompaño en el descubrimiento de la Disciplina Positiva a través de Talleres  y  Charlas para padres, madres, educadores y a todas aquellas personas que se relacionan con niños en su día a día.

Los talleres presenciales los realizo tanto en Extremadura como fuera de esta Comunidad. A veces los organizo yo y otras veces me llaman.  Así que si formas parte de un colectivo, Ampa o conoces a un grupo amplio de personas (tus amigas por ejemplo) que les pueda interesar aprender a educar de esta manera, ponte en contacto conmigo a través del correo hola@familiaspositivas.com o en el teléfono: 616 400 481 y veremos como podemos encontrarnos.

De verdad, mucho que ganar y muy poquito  que perder.

Doris Marrero

¿QUIERES FORMAR PARTE DE FAMILIAS POSITIVAS? SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NADA NADITA