Muérdete la lengua.

Este verano estoy utilizando mucho la técnica de morderme la lengua. Así tal cual, no la encontrarás en un manual, aunque sí la contemplamos en la disciplina positiva como actuar más y hablar...