Si tu hijo dice que eres mala, averigua por qué y hazle reír.

Desde hace unas semanas mi hija, de casi cuatro años, me regalaba un “mala” o un “fea” sin motivo aparente. En ocasiones incluso, tras darle los buenos días por la mañana. No es que fuera todo el tiempo pero sí lo hizo muchas veces (demasiadas, pensaba yo). Haciéndome sentir cada día peor.

Mi reacción desde el principio fue en modo madre, no como educadora. Cómo me dolía lo que hacía, se lo hacía saber. “Laia, me haces daño cuando me dices esto. ¿Por qué me lo dices?” Así una y otra vez, cambiando las palabras pero más o menos con la misma intención. Desde el principio supe que no era efectivo hacerlo así. Pero era mi reacción automática. Estaba dolida porque había elegido trabajar menos fuera de casa para pasar las tardes con ella: la llevo a las actividades, al parque, me ocupo de sus cosas, de hacer comidas nuevas y más variadas, sorprenderla con nuevos sabores en los bocadillos o comprar unas galletas con sus dibujos animados favoritos. Y aun así, seguía siendo mala. ¿Os suena?

Todas las noches pensaba que no estaba abordando bien la situación.

Y sabía que:

  • Era una situación normal en niños de esta edad.
  • Si algo de lo que hacía para atajarlo no funcionaba, debía cambiarlo.
  • Lo estaba tomando como algo personal. Y aunque sí que lo es, desde el punto de vista de que me decía mala a mi y a nadie más, en el fondo lo importante es lo que había detrás de esas palabras. Un malestar que mi hija, por inmadurez emocional no era capaz de traducir y le salía por la boca en forma de esas palabras.
  • Tenía que pensar desde fuera. Sin involucrarme emocionalmente.
  • Me convencí de que tenía que ir al fondo del asunto. Centrarme en el por qué lo hace y no en lo que hace.
  • Según la Tabla de las Metas Equivocadas de Disciplina Positiva, si nuestro hijo nos hiere con su actitud, es que se siente herido por nosotros. Revisé entonces como transcurría cada día y me di cuenta que habían aumentado considerablemente los noes y las insistencias por mi parte para que hiciera sus cosas. Fui consciente también que llevo peor que  la casa se ensucie, porque ahora he vuelto a ocuparme yo de esto y lo que antes me daba igual ahora no tanto.  Mi paciencia había disminuido considerablemente desde que había decidido trabajar menos fuera de casa y han aumentado mis labores domésticas.

Y esto fue lo que hice:

  • Primero, decidí ver cómo podía aumentar mi paciencia: tenía que elegir entre la casa limpia o mi hija más feliz así que sin dudarlo me he impuesto “dejar pasar ciertas cosas” .Como por ejemplo que para ponerse los zapatos apoye su manita en el espejo de la entrada. Deje sin tirar la cisterna. O que se le caiga comida al suelo cuando come. Me recuerdo que todo esto es temporal y que luego echaré de menos sus huellas en el espejo, la muñeca en el sillón, o las pinzas del pelo esparcidas por lo lugares más remotos de la casa. También he decidido que la casa tendrá sus días y horarios y fuera de ahí limpiaré lo urgente pero no dejaré que me obsesione.
  • La segunda medida que adopté fue rebajar mi nivel de exigencia hacia ella. Cada vez que me iba a salir un recordatorio de algo pensaba primero si era lo más importante. En definitiva, elegí mis batallas. Solo me iba a ocupar de lo más importante e iba a permitir que mi hija se sintiese más relajada y a gusto en casa. Una idea valiosísima que aprendí en una de mis formaciones como Coach de Familia.
  • Y la tercera: cada vez que me decía mala o tonta me convertía en la Bruja Piruja que hace cosquillas. Busqué la forma de hacerla reír en cada ocasión.

RESULTADO: Desde que introduje estos cambios este fin de semana, se han reducido drásticamente las veces en las que mi hija se ha dirigido a mí en esos términos. Y lo mejor incluso, es que cuando lo ha hecho, rectifica sobre la marcha diciendo, “Nooo, mamá linda”.

 Así que os dejo aquí mis reflexiones:

  • “En casa de herrero, cuchillo de palo”. Por muy educadora de familias que sea y por muchos talleres que haya impartido cuando soy madre también me sale el resorte automático. Igual que a ti.
  • El tener herramientas educativas me sirve para poder evaluar la situación y probar cosas nuevas.
  • La Disciplina Positiva te hace llegar a los niños de forma inmediata de forma respetuosa. Al centrarme en el porqué de su conducta, descubro una necesidad que mi hija tiene insatisfecha, como la necesidad de tener más poder sobre sus actos y sentirse menos encorsetada con mis demandas. Mi cambio de actitud aborda esta necesidad y como consecuencia la acción recriminada deja de aparecer.

Así que una vez más, comparto mi experiencia para animaros a dejar de pensar que vosotros no podéis. Que no tenéis paciencia. O que seguro que mi hija es más fácil.  Es cierto, que cada uno tiene sus circunstancias personales, familiares, laborales etc… pero cuando te centras y tomas conciencia de que tus hijos son lo más importante que tienes entre manos, aprendes a priorizar y poner tus energías donde más lo necesites.

Si os ha resultado interesante o creéis que puede servir de ayuda a alguien no dudéis en compartidlo. Existen muchas cosas que pueden facilitarnos el día a día que no conocemos o no se nos ocurren.  Tenéis también la opción de suscribiros  a la web, rellenando el formulario debajo de este  artículo para que te lleguen directamente a tu correo electrónico.

Y si quereis contad vuestra experiencia, ESTUPENDO. Me encantaría saber cómo os habéis enfrentado vosotros a este tipo de situaciones y qué os ha venido bien.

Un abrazo.

Doris.

 

¿QUIERES FORMAR PARTE DE FAMILIAS POSITIVAS? SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NADA NADITA