Los niños deben aprender y no obedecer.

Querer que nuestros hijos nos hagan caso cuando se lo pedimos es una de las grandes demandas. De vosotras e incluso mía. Esta mañana mismo, antes de ir al colegio, mi hija deambulaba por la casa como si no tuviese nada que hacer y aún le faltaba cepillarse los dientes, vestirse y peinarse antes de salir para el cole.

¿Me enfadé? Casi. Insistí dos veces. Porque estaba perdiendo la paciencia. Y finalmente me retiré y dejé que su padre interviniera.  El muy tranquilo se limitó a ayudarla y hablar con ella  mientras hacía lo que debía hacer.

Yo he trabajado con mi hija la lista de rutinas, he practicado con ella todos los pasos que debe dar antes de salir de casa para ir al  colegio, le he dado una secuencia para que la siga, he utilizado un reloj para que controle (o más bien perciba) el paso del tiempo, hemos acordado (con ella) que los dibujos animados los verá siempre y cuando le haya dado tiempo de prepararse y no como antes, que se los ponía desde el desayuno. Así que como veréis, a pesar de que muchos días sale bien, otras no tanto y os cuento a continuación por qué y qué podemos hacer. Os avanzo ya que depende más de nosotros mismos que de ellos.

Claves para un hogar más feliz.

Hay una idea poco escarbada por la mayoría de los padres  y   es que a los niños también les gusta estar bien en casa. Sin broncas y en armonía. Donde anhelan  sentirse seguros, libres...

De todo se aprende.

En varias ocasiones me han preguntado sobre qué tipos de libros recomendaría para leer a los niños. Yo, desde hace años, he intentado buscar  libros  especiales. Aquellos que hablaban de cosas...